Pintores de la Galeria

Promociones

  • Pipetas
    Pipetas

    Pipetas para mezclas. El embalaje...

    0,00 € -40% 0,00 €

Nuestras tiendas

Nuestras tiendas

Avenida La Coruña nº 113 - Calle Nova Rúa 114/116 - Lugo, España

PayPal

Pintores de la Galeria

Aqui puede encontar una selección de los pintores con los que trabajamos en nuestra galería

Pintores de la Galeria Hay 18 productos.

Subcategorías

  • Victor Rodriguez

    Nace en Vigo en 1981, donde aprende técnicas de pintura con el artista Mingos Teixeira. Después de pasar por la universidad y cursar estudios de ingeniería técnica industrial, optó por dedicar su tiempo a la pintura, y continuó con su formación de forma autodidacta, estudiando también escultura en la Escuela de Artes y Oficios de Vigo, y asistiendo al Máster en Obra Gráfica de la Fundación Ciec.

  • Jorge Quiroga

    Pintor y escultor Lucense

    Exposiciones :

    Giorgio Alsani-Florencia(Lausanne-Suiza)

    Art Comteporain Britanique (Lausanne-Suiza)

    Exposición en Paraninfo (Diputacion provincial de Lugo)oiro

    Antigua sal de Arte de la Excema Diputación de Lugo

    Barcelona le Quatre Cats

    Coruña (sala Xoti de Luis)

    Lugo(Cafe do Pousadoiro)

  • Manuel Carreira
  • Quique Bordell
  • Jose Blázquez

    Graduado na Escola de Artes Aplicadas e Oficios Artísticos “Ramón Falcón” de Lugo; con especialidades en: Decoración e Cerámica Artística.

    Membro fundador:

     da asociación”Ágora Cultural”,

     do grupo de Teatro “Achádego”,

     do grupo plástico “Espacio Permeable” (Investigacións en arte conceptual, música experimental, e escenografías teatrais).

     Membro dos “Antigos Alumnos de Artes Aplicadas” (compoñente do equipo de organización, deseño e maquetación da revista de difusión cultural “Artesonado”).

     

  • Eduardo Baamonde


    Naceu en Vilalba (Lugo) no 1962. En Santiago cursa estudios de Historia da Arte, de Museoloxía e de Artes e Oficios. Dende 1988 exerce como profesor de Debuxo no Ensino Medio,con destino na actualidade no I.E.S. de Vilalonga (Sanxenxo). Amante do deseño gráfico e da pintura empeza a crear imaxes e a expoñer a principios dos oitenta. Nos últimos anos participa con asiduidade nos certames de pintura rápida, acadando varios premios e recoñecementos. Tamén é de destacar a súa actividade como ilustrador, pois publicáronse recentemente dous textos de Ramón Caride ilustrados enteiramente por Baamonde (Ed. Everest).   
    No  ano 2005 publicouse “Tanta Miga e a súa barriga” (Baiaedicións) e no 2006 “Plexiflai non foi ao festival” (Everest); os dous son contos infantís escritos e ilustrados polo propio Baamonde.  
    No 2008 publícase Aventura na Mariña; libro promocional desta comarca lucense no que os personaxes creados e debuxados polo propio Baamonde viven unha aventura que serve de pretexto para ensalzar os valores paisaxísticos, patrimoniais, gastronómicos e culturais da Mariña. Este conto profusamente ilustrado foi encargado polas tres Fundacións Comarcais da Mariña e publicado pola Dirección Xeral de Turismo.
    No ano 2009 publica "Polo Salnés con Ramón Cabanillas"(CANDEA), un caderno de viaxe no que as acuarelas de Baamonde acompañan os poemas de Cabanillas facendo un percorrido por todo o Val do Salnés. 
    No 2010 publícanse, tamén en formato de caderno de viaxe, "De acuarelas por Santiago" (CUMIO) no que Baamonde tamén é autor do texto e "Ruta Pardo de Cela" (TRASLUZ LUKUS).

  • Jose Manuel Peña Romay

    Peña Romay, (LUGO,1952), estudia formación profesional e ingeniería, desarrollando su actividad laboral como técnico en la industria eléctrica, compaginando esta faceta con la pintura, su gran pasión. Aunque su formación artística es autodidacta, la complementa con talleres de pintura, dibujo y técnicas de grabado.

    Ha sido galardonado con distintos premios, accésit y menciones de honor en diversos certámenes de pintura. Ha realizado ilustraciones para la obra poética de Xosé Otero Canto, En esta silandeira Cremalleira de auga (Río Miño), y para la revista poética  Lucense Xistral.

    Su obra ha sido expuesta por distintas ciudades gallegas, formando parte de colecciones públicas y privadas.

  • Luis Valentín...

    Nace en Escairón (Lugo) en 1958. En 1977 ingresa en la Escuela Superior de Bellas Artes Sant Jordi(Barcelona) obteniendo la licenciatura en 1982 y consiguiendo una beca de paisaje en la "Fundación Rodriguez Acosta" de Granada. En 1985,ingresa en el cuerpo de profesores agregados de instituto y ejerce desde 1988 en el I.E.S. Anxel Fole de Lugo. Desde entonces alterna la labor docente con su quehacer pictórico, realizando diversas exposiciones en Cataluña y en diferentes capitales gallegas. A partir de 2008 comienza a interesarse por los certámenes de pintura rápida participando en algunos de ellos obteniendo premios y accésits (Rabade, Lugo, Monterroso, etc.)

     

  • Pura Ameijide Montenegro
  • Don Saturno Lois Piñeiro
  • Jordi Amagat

    Jordi Amagat     Girona (Les Planes) 1956.

    Entre 1975 y 1977 Jordi Amagat se forma como pintor en el Taller de Arte Isidre Vicens en Girona, Posteriormente se interesará por la obra gráfica, estudios que cursará en la universidad de Girona.
     
    Pese a que Jordi Amagat es esencialmente pintor, no ha dudado en experimentar con el collage y la escultura, destacando como ceramista.
     
    En 2011, se presenta el libro sobre el pintor Jordi Amagat “Geografia silenciosa” en el Centre d’Art Santa Mònica de Barcelona, editado por la Fundación Atrium Artis.
     
    Además de pintor, Jordi Amagat ha diseñado diferentes carteles para compañías de teatro y ha realizado una importante tarea docente tanto en diversos centros de Girona como en su propio taller.

  • Jorge Cabezas
  • Alfonso Costa
  • Antoni Tàpies

    Antoni Tàpies nace en Barcelona en 1923, en una familia burguesa, culta y catalanista, involucrada desde mediados del siglo XIX en una tradición editorial y librera que despierta muy pronto en el artista un amor por los libros y la lectura

  • Lomarti
  • Alfredo Labajjo Grandio
  • Joaquín García Gesto
  • José Eduardo Martínez...

    Nació en A Coruña, en 1945. Estudia en el Colegio de los Maristas, donde descubre su habilidad y afición por el dibujo. Despues del bachillerato comienza la carrera de marino mercante, estudios que abandona. Se integra en el Ballet Gallego Rey de Viana, formación artística con la que recorre distintos paises de Europa y América.
    De regreso en Coruña, ya fuera del Ballet, Chelín comienza a prepararse para ingresar en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando de Madrid, donde estudiará BBAA. Para la preparación del ingreso ha pasado por el Circulo de Bellas Artes y el Museo de Reproducciones Artísticas. Estudia en la Escuela de San Fernando con sus amigos de A Coruña, Zapata y Jun Vasco.
    Juntos viajan a París donde descubren nuevas expresiones artisticas. Un desgraciado accidente de automovil acaba con la vida de estos dos amigos, hecho que marca profundamente al pintor.
    Participa en la fundación de los grupos A Carón y Galga, hacia finales de los setenta, en los cuales encontramos a artistas como Correa Corredoira, Mon Vasco, Fermín Encinar, Alberto Carpo, Pepe Galán, Cesar Otero y otros. La actividad de estos grupos, basicamente exposiciones colectivas alcanza hasta los primeros años de los ochenta.
    Chelín es un consumado dibujante que trae con su pintura su particular representación del mundo desde su óptica, fundamentalmente con un estilo abstracto y una técnica depurada.
    Premio Isaac Díaz Pardo en los años 1999 y 2000, Chelín ha expuesto de forma indicidual y colectiva en Coruña, Santiago, Vigo, Madrid, Salamanca... Caracas, Nantes...

  • Joaquim Falcó
  • Fermin Gonzalez Prieto

    Fermin GONZALEZ PRIETO (1900-1987)

  • FREIJEIRO

    Rafael Freijeiro nace en Vigo en 1958. Se considera autodidacta. Comienza a dibujar a muy temprana edad alentado por su padre, persona de acusado espíritu artístico, buen dibujante y poeta.

  • Jordi Andreu Fresquet
  • Domingo Álvarez Gómez
  • Felipe Criado
  • Alfonso Sucacas

    SUCASAS (Lalín, 1940)

    Alfonso Sucasas Guerra, emigrante en Brasil desde muy niño, allí adquiere su formación artística, de rigor en el dibujo, sentido compositivo y visión muralista de los temas. Regresó de América a Galicia en 1969. Expone en diferentes ciudades de Galicia y de España.

    Pasa una temporada en Levante, donde se inicia la evolución de su concepto plástico, hacia un expresionismo dinámico, aunque nunca pierde por completo cierto racismo. Sus gentes siguen siendo gallegas, de observación directa, pero con fuertes dosis de abstracción. Una ironía marcada, entre tierna y cáustica, aparece en las series de rostros, en las escenas caricaturizadas. Es un pintor de personalidad muy definida, de tendencia neofigurativa, dueño de una expresión muy rica.

    La obra de Sucasas figura en Museos de Galicia y América

  • Alfonso Abelenda
  • José Luis Mayor Balboa
  • MANUEL ALCORLO
  • Carlos Barcón

    Pintor.

    Promotor/cofundador de la Sociedad Artistica Ferrolana (SAF) (1970)
    manteniendo cargo directivo desde su inicio hasta la fecha, donde continua.

    Académico correspondiente de Bellas Artes de Galicia (1990)Miembro de la Asoc. Española de Críticos de Arte. (Madrid) desde 1982 y de la Asociación Internacional de Críticos de Arte (París) 1994.

    Miembro de la Unión Internacional de Periodistas (1993 ) Madrid.

    Miembro del Club de Prensa de Ferrol.

  • Varela Guillot
  • López Guntín

    José López Guntin fue un gran maestro pintor nacido en Lugo en 1929 ¡y fallecido en 1992

  • Manuel Quintana Martelo


    Roxos ( Santiago de Compostela), 9 Diciembre de 1946
    Estudios realizados:
    Escuela Superior de Bellas Artes de Sant Jordi. Barcelona.
    Pintura Mural Contemporánea. San Cugat del Vallés. Barcelona.
    Grabado Calcográfico. Escuela Superior de Bellas Artes de Barcelona.
    Estudios de cine y vídeo. Centro Cinematográfico. Barcelona.

    Premios:
    1968 Arte Xoven Galega. Fundación Barrié de la Maza. A Coruña. Mención de Honor.
    1969 Arte Xoven Galega. Fundación Barrié de la Maza. A Coruña. Primer Accesit.
    1970 Trienal Nacional de Arte. Concello de Santiago. Mención de Honor.
    1980 Premio Nacional de Dibujo Banco de Vizcaya. Barcelona. 2º Premio.
    1981 Premio Nacional “Medalla Tapiró”. Diputación de Tarragona. Primer Premio.
    1984 Cartel “Festas do Apóstolo”. Santiago de Compostela. Primer Premio.
    2012 Premio de Cultura de Xunta de Galicia en Artes Plásticas.

  • José Otero Abeledo -...

    Miembro del grupo conocido como Los renovadores de la Vanguardia Histórica gallega, Laxeiro contribuyó a la entrada de la pintura gallega en la contemporaneidad durante el primer tercio del siglo XX y durante toda su trayectoria, realizó una personalísima obra que conecta con los diferentes momentos de la pintura de gesto internacional y una figuración fabuladora y fantástica que sintetiza el imaginario de la cultura tradicional gallega, mediante un lenguaje de gran expresividad que conecta su obra con movimientos como La Nueva Objetividad, los expresionismos alemanes, el Grupo CoBrA o los Nuevos Salvajes alemanes.

  • Jesús Calabuig Reig

    Estudió Bellas Artes en Valencia y Madrid y se casó también con la pintora lucense María Teresa López Prado. Hoy es catedrático por oposición del Instituto ‘Alexandre Bóveda’ de Vigo. Seleccionado en las Bienales de Valdepeñas, Ponferrada, ‘Blanco y Negro’, Talavera y León, tiene obra en el ‘Museo de Arte Contemporáneo de Granada’. Está incluído en los catálogos nacionais de 1976, 1978, 1979, 1980 y 1981.

  • Santiago Caneda

    Nace el 19 de febrero de 1946, en San Clodio (Vilardonas, Monforte), Lugo, fallece en Coruña el 3 de septiembre de 2014.
    Se licenció en pintura en la Escuela de Bellas Artes Beato Angélico y en la Escuela Nacional de Bellas Artes Prilidiano Pueyrredón creada a finales del siglo XVIII, en Buenos Aires (Argentina).
    También cursa estudios en la Escuela Superior de Bellas Artes Ernesto de la Cárcova, fundada en 1921 en Buenos Aires, Argentina.

  • Xesús Rodríguez...

    Nacido en Lugo en 1889 e finado en Compostela a principios de decembro de 1939.

    Dende mozo destacaron as súas habilidades nas artes plásticas, polo que foi recibiu unha bolsa pola Deputación de Lugo en 1903 para estudar na Escola de Belas Artes de Madrid, onde entrou en contacto cos obradoiros de artistas como Joaquín Sorolla, Cecilio Plá ou Ignacio Zuloaga. Participou nas Exposicións Nacionais de Belas Artes de 1908 e 1910, e noutras diversas exposicións nacionais e internacionais. Entre 1910 e 1916 a súa obra foi marcada por un intenso sentimento relixioso, época na que comezou a traballar con grandes lenzos, poboados de figuras humanas que miran directamente ao espectador.

    En 1915 contraeu matrimonio con Mercedes Bahaamonde e instalouse na Coruña. Pouco despois trasládanse á aldea de Portela, en Santiago de Compostela, onde tivo moito éxito entre o clero e a burguesía. En 1917 foi galardoado coa Segunda Medalla na Exposición Nacional pola obra Schola Cantorum Compostellanae.[2] A popularidade do artista chegou ata a outra beira do Atlántico polo que entre 1922 e 1928 viaxou por América, realizando numerosos retratos. A súa obra foi exposta en cidades como Montevideo, Santiago de Chile, Buenos Aires, La Habana, Washington ou Nova York.

    Enfermo de gota, volveu a Galicia no ano 1929. Entre 1934 e 1935 preparou dúas exposicións en Madrid e París que non chegaron a realizarse polo estalido da Guerra Civil. Morreu en 1939, ao final da contenda.

  • Jorge Peteiro

    Licenciado en Bellas Artes por la Escuela Superior de San Carlos, en Valencia, se dedicó a la enseñanza, entre 1985 y 1990, en un instituto de bachillerato de su ciudad natal. La pasión por la pintura le lleva a entregarse por completo a la tarea creadora. Comenzó a exponer en 1981 en la colectiva del centenario de Picasso celebrada en A Coruña. En la misma ciudad celebró su primera exposición individual en 1984, y posteriormente ha mostrado su obra en toda Galicia y en diversas ciudades de España. Participó en la IV edición de la prestigiosa muestra de Unión Fenosa y en el primer Salón de Otoño, de la Real Academia Gallega de Bellas Artes, así como en la gran antológica de la Colección Caixavigo, celebrada en la Estación Marítima de la urbe herculina en 1997. Está representado en el Museo Carlos Maside, en el de Arte Contemporáneo de Unión Fenosa y en colecciones institucionales de diferentes ciudades de Galicia y de toda España. Ocasionalmente, cultiva también la escultura, aunque es fundamentalmente pintor de caballete. Peteiro es la delicia, la razonada ingenuidad, la angelicidad inteligente, sutil. Un mundo como infantil puebla sus cuadros de figuras decorativas, silueteadas, a modo de "collages" y tal vez, de puzzles. Como si fueran inefables tapices, o cartones para ellos, siempre con una leyenda, deliberadamente ingenuista, cual si estuviera tomada de la literatura infantil de las hadas. Sin embargo, no es un "naif". Ni mucho menos. Su obra está más cerca de Paul Klee, sin duda su principal referencia, que de esos gratos ejercicios, al fin torpes, de los "naif" auténticos. Su paisajismo es a modo de gran mural. Como ilustración para literatura infantil. Objetos, figuras, referencias silueteadas, recortadas con línea precisa y como rellenadas de colores contrastantes, aunque al fin haya en este concepto plástico considerables y encantadoras dosis de abstracción. Un esquematismo deliberado, sinoptizador, permite adivinar un gran dibujante que llega a estas formas como consecuencia, no como iniciativa de limitación. Un mundo magicista puebla la pintura de Peteiro, con paisajes soñados a los que añade un bodegón, y en el que todo danza, como si fuera ingrávido. Cuando toma una referencia concreta, la del mundo del deporte, por ejemplo, al que acude con relativa frecuencia, la idealiza, desnudando su pensamiento hasta esa inefabilidad de lo aparentemente espontáneo y, no obstante, tan razonado, tan elaborado. Hay mucho de abstracción en esta pintura, que a veces roza los alardes de Kandinsky. Paisajes acariciados con la sensibilidad, mas al fin, referenciables, sobre la base de que esa referencia se idealice, se sintetice, y sea pura expresión plástica, en verdad deliciosa

  • María Antonia Dans

    Inició su formación en la Escuela de Artes y Oficios de A Coruña. A principios de los cincuenta se trasladó a Madrid, donde residió el resto de su vida, y asistió a las clases del Circulo de Bellas Artes y de la Escuela de San Fernando. Comenzó a exponer en 1950, en A Coruña. En Madrid lo hizo por vez primera en 1953. Desde entonces, su obra recorrió toda España y numerosos paises extranjeros, ya que fue invitada por el Gobierno español a importantes colectivas, especialmente la de París, donde se le concedió la Medalla de la Villa, y en cuyo Museo de Arte Contemporáneo obtuvo esa máxima recompensa. Igualmente obtuvo premio de la Fundación March, bolsas de viaje de los Ministerios de Asuntos Exteriores y Educación Nacional, y premios y medallas de las Diputaciones y Ayuntamientos de Córdoba, Badajoz, Alicante, etc. Su obra está extendida por numerosos paradores de turismo, y edificios oficiales y públicos. Está representada en los Museos de Arte Contemporáneo de Madrid, en todos los de Galicia y en buen número de los provinciales de España. La pintura de Mª Antonia Dans, a veces calificada de "naif" es, en realidad, un neo expresionismo de raíz deliberadamente ingenuista, emparentable con modos del bordado pupular, de raíz barroquista. Sus paisajes son elementales, con algo de mosaico. Las faenas del campo, el mundo del mar, están dichos con una referencia dulce y como infantil, en cromatismo muy caliente y contrastado, en el que abundan los carmines, los verdes rutilantes, los azules puros, los amarillos. La materia es gruesa y en el dibujo hay como un recreo en el trazo, aparentando una insistencia de imaginaria torpeza que en definitiva no hace sino añadir gracia, delicia, a esta peculiar e inconfundible expresiòn plástica. Nada más lejos de la pintura de Mª Antonia Dans que cualquier alarde de grandilocuencia. Por el contrario, el intimismo, la máxima sencillez, lo bucólico, inclusive, presiden un quehacer deliberadamente limitado en la tematica y no obstante tan rico, tan cuajado de variaciones. Cuando contemplamos esta pintura parece que ahondamos en el desván de nuestra memoria, para buscar los más felices momentos de la infancia. Uno quisiera habitar los mundos de esta pintura e instalarse para siempre en ellos, porque rebosan dulce amabilidad.

  • María Elena Gago

    Su fecha exacta de nacimiento, indeterminable, puesto que la propia artista, caprichosa, la ha variado cuando se le exige una referencia personal, y casi siempre la oculta. Si tenemos en cuenta que sus primeras exposiciones datan de 1959, podremos admitir que la que citamos, en cierto modo «oficializada», es probablemente inexacta, y habría que fijarla con más aproximación en la guerra civil. Inicialmente se formó en su ciudad natal. Más tarde estudió composición y colorido en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando y en el Círculo de Bellas Artes, en Madrid. Estudió también ballet y música. Viajó por todo el mundo. Ha publicado pequeños ensayos sobre temas de arte y ha pronunciado conferencias. Ha expuesto en numerosas ciudades españolas y en el extranjero. En concreto, en Munich, Bruselas y Ginebra. Muy bien arropada por la crítica, acerca de su obra han escrito páginas muy bellas Camilo José Cela, Raúl Chavarri, Miguel González Garcés, Laureano Alvarez, José María Moreno Galván. Está representada en Museos de Galicia y en importantes colecciones del extranjero. Elena Gago representa en sus cuadros un mundo de evocaciones, de ensueños, de vivencias imprecisables, a partir de un realismo minucioso y de perfección deliberadamente enfermiza. Es fácil citar a Proust a propósito de esta pintura, puesto que parece que la artista estuviera siempre «a la busca del tiempo perdido». Trabaja con óleo en barras, y consigue unas exquisitas texturas de ambientes donde parece que no se habita, y donde la soledad es sonora. Es el de sus climas un silencio elocuente, de luces tamizadas, en tonos ocres, amarillos desvaidos, azules tenues, carmines apagados. La estructura es geométrica, medida, con abundancia de planos contrastados, de polígonos exactos. Es la elevación a categoría de cualquier cachivache, de un mueble, de adminículos domésticos. Un rayo de sol sin fuerza, una luz levísima, anegan los ambientes. El aire parece granulado, y sin embargo es sutil. Ante estos espacios, parece que precisáramos de transitarlos en susurro, sin levantar la voz, y que el sillón, la cama, el almohadón que están representados, no son cualesquiera, sino uno solo, irrepetible, aunque conserve su aspecto común. Son en fin, cosas humanizadas, como la rosa del poema de Rilkle, que siendo todas las rosas es ella sola, la única.

  • Javier Varela Barrio

    NAcio en 1970, ALLARIZ, ORENSE GALICIA

  • Baldo Ramos

    Cultiva a súa vocación artística dende os 17 anos, cando comeza a escribir poesía. Remata a carreira de Filoloxía Hispánica na Universidade de Santiago de Compostela no 1994, na que tamén cursa o Doutoramento en Literatura Española e Hispanoamericana.

    Traballou como docente no instituto de Valga e despois no IES de Sar en Santiago de Compostela impartindo clases de lingua castelá e literatura[1].

    Comezou a pintar no ano 1993 pola necesidade de establecer pontes entre a escrita e a plástica[2], expoñendo por primeira vez no ano 1994 en Santiago de Compostela. Ten colaborado como poeta e ensaísta en diferentes iniciativas editoriais como Grial, Anuario de Estudios Galegos, Ólisbos, Casa da Gramática, Río Arga, Luces y sombras ou Dorna; e como ilustrador de obras literarias para Follas Novas Edicións, Centro Ramón Piñeiro, Espiral Maior, Dorna, Boletín Galego de Literatura, Faktoría K ou Kalandraka, así como o libro Mongólia: umha entidade estatal rugosóide (2001) de Ígor Lugrís.

    A súa poesía é pouco xenerosa verbalmente, pero non así en canto ao rango de emocións profundas que expresa. Pertence á líña emerxente de autores mozos que, a través do seu intenso labor, renovaron a poesía galega[3].

    É autor de máis de douscentos libros de artista de exemplar único.

  • Miguel Lubians

    Pontevedra, 1973

  • Miguel Anxo Macía

    Nace en Lugo en 1955, con gran devoción al dibujo realiza en su juventud un curso a distancia de dibujo y pintura.

    Es licenciado en Bellas Artes por la Facultad de Bellas Artes San Carlos, de Valencia, donde termina sus estudios en 1985.

    Pensionado de paisaje con la Beca del Paular (en Segovia) el mismo año de su graduación, y gana el primer premio "Nuevo Centro", de la Universidad de Valencia.

    En su dilatada carrera de artista recibe una treintena de premios y distinciones en distintos certámenes de pintura, en Lugo, A Coruña, Madrid, Valencia, Begonte, Guitiriz, Cedeira...

    Medio centenar de exposiciones individuales y una treintena de colectivas han mostrado su obra en distintos lugares de España y fuera de nuestras fronteras.

    Profesor de dibujo jubilado, sigue pintando con la ilusión de siempre en su estudio de Lugo.

  • Jaume Queralt

    Nacio en  1949.

    Es un artista catalán, conocido por sus múltiples facetas como las de pintor, poeta, ensayista y activista social.

    Profesor de la Escuela de Bellas Artes de Perpiñan y colaborador en revistas y períodicos con artículos, además de haber escritos numerosos libros de arte y poesía.

    A los 23 años se formó como pintor en la Escuela de Arte de Tarragona y en sus obras hay una exploración de su interior plasmada en cuadros. Llama la atención sus pinturas centradas en las muñecas de porcelanas, haciendo de el , un artista muy peculiar.

  • Sanjurjo, Julio

    Nació en A Coruña, pero se formó artísticamente en Madrid, donde se licenció en Bellas Artes por la Universidad Complutense. 

    Durante algunos años se dedicó a la enseñanza, profesión que abandonó para dedicarse íntegramente a la pintura. Comenzó su trayectoria en 1995, realizando una serie de exposiciones individuales y colectivas en espacios como la Sala Toral de Santiago, el Concello de Oleiros, la Casa de Galicia y la Galería Jorge Albero de Madrid.

    La naturaleza es su gran fuente de inspiración. Absorbe su esencia mediante una pincelada rápida y precisa sobre la base de estuco. En su obra alterna líneas y manchas, figuras y fondos, pasión y calma, en cuadros de mediano y gran formato, en los que aglutina, además de una cuidada técnica, las plasmación de vivencias personales y relatos en clave neofigurativa, dentro de una cuidada estructuración organizativa del espacio.

    Sanjurjo es capaz de crear espacios en los que el espectador parece sentirse representado, participando de la escena. Son obras en las que el color, siempre en gamas de convivencia armónica, la imagen y el espacio reflejan atmósferas llenas de un simbolismo lírico e intimista.

    Su obra forma parte de importantes colecciones como: Fondos Artísticos del Concello de Oleiros, Colección Fadesa, Colección Casa de Galicia (Madrid), Xunta de Galicia, Fondos del Casino del Atlántico (A Coruña),  Pazo de Congresos (A Coruña), Biblioteca Provincial da Deputación da Coruña, Hospital Abente y Lago (Sergas, A Coruña),  Hospital Virxe da Xunqueira (Cee, A Coruña), entre otras.

  • Solla Crespo, Jose

    Prácticamente toda su trayectoria artística, ha transcurrido en Suramérica, donde residió desde 1950, si bien recobrado para Galicia en la década de los ochenta, ha realizado varias exposiciones que confirmaron a un pintor cuajado, imaginativo, lírico, erótico a veces, excelente conocedor de la mejor tradición europea y del arte autóctono hispanoamericano, que ha absorvido para darle una expresión muy personal. José Solla estudió en la Escuela Superior de Artes Visuales Martín A. Malharro, con el profesor Demetrio Urruchúa, maestro de tantos excelentes artistas de origen gallego. Realizó su primera muestra en 1964. Concurrió a las Bienales de Pontevedra de 1973, 1974 y 1976. En la segunda edición internacional de este importante certamen consiguió la Medalla de Oro. Otros galardones los obtuvo Solla en Caserta, Italia; en Buenos Aires, Mar del Plata y Salta, en Argentina. La exposición que confirmó su categoría de pintor cuajado y personalísimo la realizó en el Centro Cultural de Caixavigo, en 1990, dentro de la serie de Grandes Artistas Gallegos. Está representado en museos de Suramérica, Brasil, México, Chile, Estados Unidos, Italia, y en los de Pontevedra y Vigo. Solla es a un tiempo lírico y expresionista. Sus paisajes, habitualmente marinas, más intuiciones que representaciones, son de una levedad exquisita, danzante, de materia delgadísima y sentidos a modo mural. Las composiciones de figuras, en cambio, son barroquizantes, abigarradas, con fuerte carga erótica y un mundo de esperpéntico, claro que deliberado. Se apoya en un dibujo de gran soltura, lo que le permite complejidades sorprendentes, con evasiones a lo oníroco. Seres imaginarios, inspirados en mitologías precolombinas, pueblan espacios ideales y son como trasnadas en las que al fin está el gallego soñador, evocativo, que Solla lleva dentro desde su infancia mirando a la ría de Pontevedra. Es acuarelista consumado, de grafismo directo en la mancha, capaz de crear mundo ideales en los que hay pájaros totémicos y seres alados que deambulan por espacios sugeridos por una imaginación desbordante. Un pintor multiforme, inconfundible, atractivo, de obra muy bien hecha, porque sabe refrenar el torrente de su imaginación para asentarlo en ámbitos diferentes, donde lo grotesco se humaniza y lo humano se desborda en mitologías imprecisables.

  • Antonio Fernández

    Como un gallego más, emigra a América en su adolescencia. Concretamente, a los doce años está en Brasil. En Sao Paulo recibe lecciones de dibujo y pintura del artista alemán Ernesto Papf. Las primeras exposiciones del joven pintor son un fracaso. Pero no se amilana y sigue recorriendo el gran país, y en las ciudades de Pará Y Manaos es mucho mejor la acogida que obtiene. El buen signo que había comenzado se confirma en Río de Janeiro, donde obtiene un galardón y vende cuanto muestra. De ahí que una buena parte de su obra inicial, donde están ya casi todas las características de su realismo magistral, se encuentre en este país y está siendo ahora rescatada, a altos precios, por coleccionistas e interesados en la pintura del maestro de tantos pintores. Fernández regresa definitivamente a Europa, pero su inquietud por conocer mundo persiste. Viaja a Italia y descubre un puebluco pintoresco perdido entre montañas, Antícoli Corrado, con casas adheridas a las estribaciones del accidentado terreno y calles tortuosas por las que circulan ovejas y cabras. El artista trabaja allí incansablemente, en una paz absoluta, por amarrar de tal manera la realidad, que a las paredes de las casas de sus cuadros se les desconcha el repellado, y a sus ovejas hay que esquilarlas al cabo de un tiempo, porque el vellón prospera en su condición de aceite y pigmentos. En esos mundos italianos, el goianés conoce a artistas españoles de nombradía, como Sotomayor, Benlliure y Barbasán. De vuelta en España concurre a las exposiciones nacionales, aunque se muestra inasequible a la costumbre de obsequiar a determinados personajes oficiales para escalar puestos en un imaginario escalafón aque muchas veces tiene muy poco que ver con la pintura. Sin embargo, su obra impresiona nada menos que a Ramón y Cajal, premio Nobel de Medicina, que la glosa en una de sus libros, en el que reflexiona sobre la vejez. Participa en los Salones de Otoño, en cuya séptima edición es nombrado socio de mérito. Su obra cruzará de nuevo el Atlántico para mantener los contactos y el prestigio que había logrado en Brasil. Expone en ciudades de Galicia, y el éxito le acompaña siempre, aunque Antonio Fernández jamás se envanece. Por el contrario, persiste en su actitud discreta, interesado únicamente por extremar la calidad de su obra, realmente excepcional. Acomete obras de gran empeño, como «As Fiandeiras», en cierto modo un homenaje implícito a Velázquez en el juego del claroscuro, y al Greco, puesto que la escena tiene alguna relación ambiental con la supuesta obra del afincado en Toledo y que constituye el retrato de su familia. Nuestro artista, en su casa rural del pueblo próximo a la desembocadura del Miño, trabaja incansablemente. Alrededor de él se forman pintores como Xavier Pousa, e influye en otros artistas, los escultores Xoan Piñeiro y Magín Picallo, así como en el escritor Eliseo Alonso, que será su primer y, hasta ahora, definitivo biógrafo. Muy poco antes de su muerte, el Círculo Mercantil de Vigo organiza una exposición antológica del goianés, que fue la última aparición en público del artista, ya consumido por el trabajo y los años. Fernández falleció ese mismo año, 1970, el 20 de noviembre, cuando contaba 82 años, prácticamente con los pinceles en la mano, dispuesto a proseguir sus paisajes del Miño, sus mundos rurales. La obra de Antonio Fernández se encuentra en todos los museos de Galicia. El de Lugo conserva uno de los pocos desnudos que pintó en su vida, con juegos de espejo muy velazqueños. El de Vigo, un autorretrato de su juventud, verdadero análisis psicológico de un caráter firme, discreto, introvertido. Fernández se preocupó porque la pintura fuera reflejo total, absoluto, de la realidad observada. Se trata de captar con fidelidad suprema la apariencia de las cosas, de la naturaleza, en su ambiente más preciso. Hay siempre un toque de melancolía, propio del talante del pintor, en cada uno de sus cuadros, en los que la anécdota, como deseaba el maestro Eugenio d'Ors, se eleva a categoría. Una oveja paciendo en el campo es tema bastante para un óleo de calidad irreprochable. Los troncos retorcidos, medio secos, de cuatro olivos, también. Como dos casucas aldeanas adheridas al declive de una montaña. O como las flores más humildes, en un búcaro de cerámica popular. Sus crisantemos parece que van a perder los pétalos, porque están pintados en su absoluta madurez. Pocas veces, como en esta pintura, se ha ganado la emoción desde el equilibrio total, basado en un dibujo firme, seguro, y en una técnica irreprochable que va desde la preparación del lienzo de soporte a la utilización de los pigmentos, invariables en su intensidad.

por página
Mostrando 1 - 12 de 18 items
Mostrando 1 - 12 de 18 items