Jorge Peteiro

Promociones

Nuestras tiendas

Nuestras tiendas

Avenida La Coruña nº 113 - Calle Nova Rúa 114/116 - Lugo, España

PayPal

Jorge Peteiro

Licenciado en Bellas Artes por la Escuela Superior de San Carlos, en Valencia, se dedicó a la enseñanza, entre 1985 y 1990, en un instituto de bachillerato de su ciudad natal. La pasión por la pintura le lleva a entregarse por completo a la tarea creadora. Comenzó a exponer en 1981 en la colectiva del centenario de Picasso celebrada en A Coruña....

Licenciado en Bellas Artes por la Escuela Superior de San Carlos, en Valencia, se dedicó a la enseñanza, entre 1985 y 1990, en un instituto de bachillerato de su ciudad natal. La pasión por la pintura le lleva a entregarse por completo a la tarea creadora. Comenzó a exponer en 1981 en la colectiva del centenario de Picasso celebrada en A Coruña. En la misma ciudad celebró su primera exposición individual en 1984, y posteriormente ha mostrado su obra en toda Galicia y en diversas ciudades de España. Participó en la IV edición de la prestigiosa muestra de Unión Fenosa y en el primer Salón de Otoño, de la Real Academia Gallega de Bellas Artes, así como en la gran antológica de la Colección Caixavigo, celebrada en la Estación Marítima de la urbe herculina en 1997. Está representado en el Museo Carlos Maside, en el de Arte Contemporáneo de Unión Fenosa y en colecciones institucionales de diferentes ciudades de Galicia y de toda España. Ocasionalmente, cultiva también la escultura, aunque es fundamentalmente pintor de caballete. Peteiro es la delicia, la razonada ingenuidad, la angelicidad inteligente, sutil. Un mundo como infantil puebla sus cuadros de figuras decorativas, silueteadas, a modo de "collages" y tal vez, de puzzles. Como si fueran inefables tapices, o cartones para ellos, siempre con una leyenda, deliberadamente ingenuista, cual si estuviera tomada de la literatura infantil de las hadas. Sin embargo, no es un "naif". Ni mucho menos. Su obra está más cerca de Paul Klee, sin duda su principal referencia, que de esos gratos ejercicios, al fin torpes, de los "naif" auténticos. Su paisajismo es a modo de gran mural. Como ilustración para literatura infantil. Objetos, figuras, referencias silueteadas, recortadas con línea precisa y como rellenadas de colores contrastantes, aunque al fin haya en este concepto plástico considerables y encantadoras dosis de abstracción. Un esquematismo deliberado, sinoptizador, permite adivinar un gran dibujante que llega a estas formas como consecuencia, no como iniciativa de limitación. Un mundo magicista puebla la pintura de Peteiro, con paisajes soñados a los que añade un bodegón, y en el que todo danza, como si fuera ingrávido. Cuando toma una referencia concreta, la del mundo del deporte, por ejemplo, al que acude con relativa frecuencia, la idealiza, desnudando su pensamiento hasta esa inefabilidad de lo aparentemente espontáneo y, no obstante, tan razonado, tan elaborado. Hay mucho de abstracción en esta pintura, que a veces roza los alardes de Kandinsky. Paisajes acariciados con la sensibilidad, mas al fin, referenciables, sobre la base de que esa referencia se idealice, se sintetice, y sea pura expresión plástica, en verdad deliciosa

Más

Jorge Peteiro No hay productos en esta categoría