María Antonia Dans

Promociones

Nuestras tiendas

Nuestras tiendas

Avenida La Coruña nº 113 - Calle Nova Rúa 114/116 - Lugo, España

PayPal

María Antonia Dans

Inició su formación en la Escuela de Artes y Oficios de A Coruña. A principios de los cincuenta se trasladó a Madrid, donde residió el resto de su vida, y asistió a las clases del Circulo de Bellas Artes y de la Escuela de San Fernando. Comenzó a exponer en 1950, en A Coruña. En Madrid lo hizo por vez primera en 1953. Desde entonces, su obra rec...

Inició su formación en la Escuela de Artes y Oficios de A Coruña. A principios de los cincuenta se trasladó a Madrid, donde residió el resto de su vida, y asistió a las clases del Circulo de Bellas Artes y de la Escuela de San Fernando. Comenzó a exponer en 1950, en A Coruña. En Madrid lo hizo por vez primera en 1953. Desde entonces, su obra recorrió toda España y numerosos paises extranjeros, ya que fue invitada por el Gobierno español a importantes colectivas, especialmente la de París, donde se le concedió la Medalla de la Villa, y en cuyo Museo de Arte Contemporáneo obtuvo esa máxima recompensa. Igualmente obtuvo premio de la Fundación March, bolsas de viaje de los Ministerios de Asuntos Exteriores y Educación Nacional, y premios y medallas de las Diputaciones y Ayuntamientos de Córdoba, Badajoz, Alicante, etc. Su obra está extendida por numerosos paradores de turismo, y edificios oficiales y públicos. Está representada en los Museos de Arte Contemporáneo de Madrid, en todos los de Galicia y en buen número de los provinciales de España. La pintura de Mª Antonia Dans, a veces calificada de "naif" es, en realidad, un neo expresionismo de raíz deliberadamente ingenuista, emparentable con modos del bordado pupular, de raíz barroquista. Sus paisajes son elementales, con algo de mosaico. Las faenas del campo, el mundo del mar, están dichos con una referencia dulce y como infantil, en cromatismo muy caliente y contrastado, en el que abundan los carmines, los verdes rutilantes, los azules puros, los amarillos. La materia es gruesa y en el dibujo hay como un recreo en el trazo, aparentando una insistencia de imaginaria torpeza que en definitiva no hace sino añadir gracia, delicia, a esta peculiar e inconfundible expresiòn plástica. Nada más lejos de la pintura de Mª Antonia Dans que cualquier alarde de grandilocuencia. Por el contrario, el intimismo, la máxima sencillez, lo bucólico, inclusive, presiden un quehacer deliberadamente limitado en la tematica y no obstante tan rico, tan cuajado de variaciones. Cuando contemplamos esta pintura parece que ahondamos en el desván de nuestra memoria, para buscar los más felices momentos de la infancia. Uno quisiera habitar los mundos de esta pintura e instalarse para siempre en ellos, porque rebosan dulce amabilidad.

Más

María Antonia Dans No hay productos en esta categoría