María Elena Gago

Promociones

Nuestras tiendas

Nuestras tiendas

Avenida La Coruña nº 113 - Calle Nova Rúa 114/116 - Lugo, España

PayPal

María Elena Gago

Su fecha exacta de nacimiento, indeterminable, puesto que la propia artista, caprichosa, la ha variado cuando se le exige una referencia personal, y casi siempre la oculta. Si tenemos en cuenta que sus primeras exposiciones datan de 1959, podremos admitir que la que citamos, en cierto modo «oficializada», es probablemente inexacta, y habría que ...

Su fecha exacta de nacimiento, indeterminable, puesto que la propia artista, caprichosa, la ha variado cuando se le exige una referencia personal, y casi siempre la oculta. Si tenemos en cuenta que sus primeras exposiciones datan de 1959, podremos admitir que la que citamos, en cierto modo «oficializada», es probablemente inexacta, y habría que fijarla con más aproximación en la guerra civil. Inicialmente se formó en su ciudad natal. Más tarde estudió composición y colorido en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando y en el Círculo de Bellas Artes, en Madrid. Estudió también ballet y música. Viajó por todo el mundo. Ha publicado pequeños ensayos sobre temas de arte y ha pronunciado conferencias. Ha expuesto en numerosas ciudades españolas y en el extranjero. En concreto, en Munich, Bruselas y Ginebra. Muy bien arropada por la crítica, acerca de su obra han escrito páginas muy bellas Camilo José Cela, Raúl Chavarri, Miguel González Garcés, Laureano Alvarez, José María Moreno Galván. Está representada en Museos de Galicia y en importantes colecciones del extranjero. Elena Gago representa en sus cuadros un mundo de evocaciones, de ensueños, de vivencias imprecisables, a partir de un realismo minucioso y de perfección deliberadamente enfermiza. Es fácil citar a Proust a propósito de esta pintura, puesto que parece que la artista estuviera siempre «a la busca del tiempo perdido». Trabaja con óleo en barras, y consigue unas exquisitas texturas de ambientes donde parece que no se habita, y donde la soledad es sonora. Es el de sus climas un silencio elocuente, de luces tamizadas, en tonos ocres, amarillos desvaidos, azules tenues, carmines apagados. La estructura es geométrica, medida, con abundancia de planos contrastados, de polígonos exactos. Es la elevación a categoría de cualquier cachivache, de un mueble, de adminículos domésticos. Un rayo de sol sin fuerza, una luz levísima, anegan los ambientes. El aire parece granulado, y sin embargo es sutil. Ante estos espacios, parece que precisáramos de transitarlos en susurro, sin levantar la voz, y que el sillón, la cama, el almohadón que están representados, no son cualesquiera, sino uno solo, irrepetible, aunque conserve su aspecto común. Son en fin, cosas humanizadas, como la rosa del poema de Rilkle, que siendo todas las rosas es ella sola, la única.

Más

María Elena Gago Hay 1 producto.

Mostrando 1 - 1 de 1 item
Mostrando 1 - 1 de 1 item